¡Por favor dame de comer!

Seguramente te ha pasado que cuando tienes un hijo muy activo y de pronto se apaga y deja de comer sabes que algo anda mal, como madre este es el primer indicativo de que algo no esta bien y lo primero que viene a la mente es que está enfermo.

Y así es… no es normal ver a una persona que deja de comer por lo que inmediatamente investigas la parte más lógica: su salud.

Algo similar pasa cuando la persona se encuentra en un hospital o bien está pasando por una enfermedad, suelen dejar de comer porque el cuerpo esta trabajando en ayudarlo a recuperarse.

La parte mágica sucede cuando el cuerpo se siente mejor y la frase ¡Por favor dame de comer! O tengo hambre, surge de sus labios… sabes entonces que ya va en franca recuperación.

Bueno, algo que vale la pena tener muy presente es que el seguir un plan de nutrición bien equilibrado ayuda a una pronta recuperación y eso es especialmente cierto cuando se tiene una herida.

En cierto modo, para aquellos con heridas pueden pensar que estás alimentando su piel y que la nutrición que le estás dando a tu cuerpo está ayudando a que tu piel sane y se sienta mejor.

Dentro de la clínica tratamiento de heridas en donde recientemente estuve con mi esposo nos dieron toda una instrucción al respecto y es increíble como la alimentación (los nutrientes) ayudan a que el cuerpo se logre reestablecer de forma más rápida y eficiente.

Y todo comienza con implementar comidas pequeñas.

Para algunos, comer 5-6 comidas nutritivas pequeñas al día es una mejor opción en comparación con 3 comidas más grandes.

Las comidas pequeñas, que algunos podrían considerar comidas nutritivas podrían ser: queso y galletas, vaso de leche, requesón y fruta, ½ sándwich de carne, un vaso con batido, mantequilla de maní en galletas o apio, fruta o jugo.

Usar suplementos nutricionales si nada más funciona.

Solo habrá que tener en cuenta que se denominan “suplementos”, no “sustitutos”.

Los suplementos se utilizan para mejorar una comida, no reemplazar el alimento real.

Hay muchos suplementos que se venden en las tiendas, por lo que debes probar diferentes marcas para encontrar el que mejor funcione para ti.

Resultado de imagen para tratamiento de heridas

Si un individuo necesita aumentar su consumo de calorías, mezclar helado, yogur o fruta con una bebida suplementaria es una opción.

Además, no olvides tomar una vitamina múltiple si tu médico lo aprueba.

Mezclar es otra clave importante a la hora de retomar la comida para una pronta recuperación.

Es importante incluir una variedad de alimentos en tus comidas. Trabajar con un dietista registrado puede ser beneficioso para desarrollar un plan para maximizar la curación de heridas y la salud en general.

Beber mucho líquido es más que importante y es otro de los pilares para una pronta recuperación.

Debes intentar beber 8 vasos de agua al día por lo menos, en donde la mitad sea agua simple preferentemente.

Trata de mantenerte alejado de los líquidos con cafeína, ya que puede hacer que el cuerpo pierda líquidos, al menos durante tu proceso de recuperación.

Un último punto aquí: si eres diabético, controla cuidadosamente tus niveles de azúcar en la sangre, ya que estos niveles afectan tu salud general, incluida la curación de heridas.

Un plan de nutrición bien equilibrado incluye alimentos “POTENTES” como lo son:

  • Proteínas: carnes, frijoles, huevos, leche y yogurt, tofu, nueces de soya, productos de proteínas de soya
  • Vitamina C: frutas y jugos cítricos, fresas, tomates, jugo de tomate, pimientos, papas al horno, espinacas, brócoli, coliflor, coles de Bruselas, repollo
  • Vitamina A: vegetales de hoja verde oscuro, vegetales de color naranja o amarillo, melón, productos lácteos fortificados, hígado, cereales fortificados
  • Zinc: cereales fortificados, carnes rojas, mariscos

Resultado de imagen para tratamiento de heridas