Por qué pensar en construir tu proyecto con estructuras de acero

Los edificios con acero estructural han recorrido un largo camino desde un cobertizo hasta un bello jardín.

Desde sus comienzos ha ido conquistando un lugar privilegiado en una variedad de proyectos como tiendas minoristas, concesionarios de automóviles, almacenes, complejos de oficinas, arenas, edificios de almacenamiento y mucho más.

Este es el por qué:

1) El metal es económico

Al igual que en cualquier proyecto de construcción, los precios de los edificios de metal se determinan según el tamaño y la estructura del edificio, así como si se establecerán sobre una base existente o nueva, si estará aislado o no, y qué tipo de “extras” serán agregados.

El ahorro sustancial que tendrás proviene del uso del metal en sí.

Cuando usas metal conlleva a su vez a un ahorro de tiempo y la mano de obra necesarios para su construcción.

Y los componentes hechos de metal son más económicos de reemplazar.

Otra de sus grandes virtudes es que si necesitas más espacio en el futuro, será más sencillo y menos costoso de modernizar y ampliar.

Otros factores a considerar cuando se construye con metal son:

  • Mayor flexibilidad de diseño
  • Ocupación más rápida
  • Bajos costos de mantenimiento

2) El metal es fuerte

Si estás buscando la razón científica por la cual el metal es fuerte, básicamente depende de su composición química.

Es un material no molecular, el metal está hecho de iones positivos en un mar de electrones, lo que hace que se adhiera firmemente.

Ampliamente utilizado debido a sus propiedades físicas, el metal tiene un alto punto de fusión y es bueno para la conducción de calor y electricidad.

Entre los elementos que abundan en el metal incluyen el hierro y el carbono por lo que se convierte en maleable.

Gracias a esta característica se hace mucho más fácil trabajar con el metal y es perfecto para la construcción.

3) El metal es duradero

¿Alguna vez has visto un hangar de aeropuerto construido en madera? Hay una razón por la cual el metal es una opción popular para la construcción comercial e industrial.

Es un material abundante, capaz de soportar el calor y el frío extremos, vientos fuertes, plagas como las termitas y otros daños severos causados por el clima y el medio ambiente.

Las pinturas vienen a jugar un papel importante junto a los diversos  tipos de recubrimientos.

Estos ayudan a que la estructura sea resistente a la pudrición, el óxido, la abrasión y la corrosión, los edificios de metal tienen un ciclo de vida más largo y pueden durar décadas sin un mantenimiento importante.

REFERENCIAS: YouTube y Metal

4) El metal es sostenible

Hecho de algunos de los elementos naturales más fuertes en la corteza terrestre, el metal puede que técnicamente no sea un recurso renovable, pero eso no significa que no sea sostenible.

Eso es porque el metal se puede reciclar y aún conserva su valor después de su primer uso.

Cuando el metal se recicla, aún tiene su resistencia y durabilidad, sin perder calidad.

El metal reciclado se usa a menudo en el sector de la construcción de metal prefabricado para fabricar los componentes.

Y debido a que se necesita menos material para construir con metal, causa menos desperdicio de construcción, lo que lo hace beneficioso para el medio ambiente.