¿Sabes qué es un AST y por qué es importante para tu empresa?

No es un Analista de Sistemas y Tecnología, ni un Auditor de tu Situación Tributaria, pero el AST es algo tan importante como dar mantenimiento a tu red de comunicaciones o tener en orden tus impuestos.

El AST es un Análisis de Seguridad en el Trabajo y consiste en distinguir y examinar todos los pasos que implica la ejecución de un trabajo, para identificar los riesgos que pueden amenazar la seguridad del trabajador, así como de la compañía.

En otras palabras, el AST te permite ver qué tan riesgoso es el trabajo que se lleva a cabo en tu empresa y, de esta manera, te ayuda a implementar las medidas necesarias para proteger a tus trabajadores.

El AST consta de cinco pasos fundamentales a seguir:

  1. Identificar los pasos básicos del proceso de trabajo

Todo trabajo implica un proceso que, a su vez, consta de varios pasos elementales. El primer punto de un Análisis de Seguridad en el Trabajo consiste en detallar esos pasos, para que posteriormente se puedan identificar sus riesgos. Si el trabajo es tan complejo que el resultado de esta primera parte es una larga lista de pasos, lo mejor es dividir el proceso en etapas y detallar los pasos que correspondan a cada uno.

ast

  1. Analizar los pasos y ponderar riesgos

El análisis de pasos dentro de un AST implica detectar dos aspectos fundamentales: primero, la actividad o actividades que implican y los instrumentos materiales o sustancias que se utilizan; y segundo, identificar los riesgos que podrían correrse al llevar a cabo cada actividad. Para mencionar un ejemplo muy básico, si una actividad consiste en cargar y descargar mercancía, los riesgos podrían ser sufrir una contractura muscular, si es que el trabajador debe llevar la carga directamente; o si se utiliza una grúa, el que ésta sufra una avería y la movilización de la carga no se pueda llevar a cargo de manera controlada.

  1. Identificar responsables de la ejecución del trabajo

El objetivo de este punto no es sólo el asignar responsabilidades en caso de que ocurra un desperfecto. Lo principal es capacitar a los encargados, ponerlos al tanto de los riesgos y trazar con ellos un plan de acción en caso de emergencias. También es importante identificarlos para saber a quién auxiliar o con quién contactar en caso de que se presente un incidente.

  1. Desarrollar un plan para mitigar riesgos

Cuando se habla del control de riesgos, lo primero en lo que se piensa es en qué hacer si algo falla o si el accidente ocurre. Está muy bien considerar este punto, pero más importante aún es evitar que el accidente ocurra. Volviendo al ejemplo anterior, mitigar riesgos sería dar a los trabajadores el equipo de protección adecuado para cargar mercancía o dar mantenimiento continuo a las máquinas.

  1. Desarrollar un plan de reacción en caso de emergencias

Por más cuidado y control que se tenga, los incidentes ocurren. Para estos casos, también es necesario contar con un plan de reacción inmediata; éste debe considerar desde conocer los números de emergencia, hasta procurar que el personal tenga conocimientos de primeros auxilios.

Ahora sabes que un AST es el primer paso para garantizar la seguridad industrial y así mantener tu empresa en óptimas condiciones.