Será que las personas tienden a comer más cuando comen con otras persona

Cuando las personas comen juntas con otros conocidos o amigos cercanos como en una comida familiar o con amigos, tienden a comer más.

Esto se llama “facilitación social” y posiblemente se pueda rastrear hasta el comportamiento humano básico, lo que permite a las personas sobrevivir mejor.

Seguramente lo has notado que, cuando te reúnes con otras personas la cantidad de alimento que consumes aumenta ¿o no lo has notado?

De hecho puede ser casi un aumento del 50% en algunos casos… esto sí que es una comilona.

Otra cosa que se observa es la mayor duración de la alimentación que es típica con una comida compartida, también suele tener una pequeña influencia en el aumento de la ingesta individual de alimentos en este momento en comparación con comer solo.

¿Por qué comemos más juntos?

La explicación a la que han llegado las especialistas que han estudiado este fenómeno es que en las sociedades de cazadores-recolectores, compartir alimentos ayudó al grupo a sobrevivir períodos de escasez, dando lugar a un patrón que presumiblemente sobrevive incluso hoy.

Comer juntos también ayudó a garantizar que todos los miembros aptos compartieran la tarea de reunir alimentos, aumentando la eficiencia de la recolección de alimentos.

Resultado de imagen para personas comiendo

Además, todos los miembros tenían igual acceso a los alimentos disponibles, lo que facilitaba la equidad social.

Los beneficios de comer juntos incluyen:

  • Mayor disfrute y sentimiento de recompensa que motiva el consumo continuo de alimentos.
  • Socialmente, comer en exceso está bien cuando se hace en compañía, pero no en privado
  • La hospitalidad en la forma de proporcionar alimentos a una compañía de personas es un acto asociado con el elogio y el aprecio social que contribuye a una relación social más fuerte entre el anfitrión y los invitados.

¿Funciona al comer con extraños?

Aquí te cuento previamente una anécdota: cuando estaba en la universidad me interesó un chico en particular. Estábamos en un lugar donde había diversos postres, desde pasteles que chorreaban azúcar hasta una puesta de lo que mi amiga decía que era un postre saludable.

La cuestión es que el chico era de los atléticos, así que no me venía bien comer cosas engordosas…

Bueno, cuando te encuentras ante extraños, las cosas cambian y el factor de impresionar favorablemente a esos extraños es con la selección de los alimentos así como las porciones que suelen ser más pequeñas.

Resultado de imagen para postres saludables

Yo lo he vivido en varias ocasiones y no me lo había cuestionado ¿y tu?

Vemos que la selección de porciones más pequeñas de lo deseado es más importante como factor moderador cuando se trata de mujeres que comen con hombres a quienes desean causar una buena impresión.

También se observa cuando las personas con exceso de peso corporal quieren evitar las críticas por comer en exceso.

Por lo que tiene un mayor peso cuando se come con extraños que con personas a las que uno ya conoce y en las que confía.

En el escenario actual, muchas sociedades ahora tienen abundantes recursos alimenticios, lo que lleva a un desajuste entre este patrón heredado de comer juntos y el resultado, que ahora es potencialmente perjudicial en lugar de beneficioso.

En otras palabras, ya no es necesario comer con amigos o familiares para garantizar una distribución justa y equitativa de los alimentos, dada la relativa abundancia de alimentos en la actualidad.

Ahora es un factor poderoso para perpetuar o promover ingestas poco saludables de nutrientes alimenticios.

Por lo tanto… ¿qué debemos cambiar para que esto no se convierta en una pandemia?

 

Nota con información de: Youtube; eatmeguiltfree.com.mx; ocw.unican.es;hayranga.com